No Comment(s)

Esther Vergeer, campeona de campeonas

Esther Vergeer, profesional del tenis en silla de ruedas, anunció su retirada en Rotterdam de forma paralela a la presentación de su libro “Fuerza y Vulnerabilidad”. Una racha de 470 triunfos, más de una década sin perder un partido, compone uno de los registros deportivos más extraordinarios del deporte moderno. Su lección de vida, sin embargo, arroja sombra sobre cualquier dato.
 
A los 8 años de edad, y tras una complicada cirugía, quedó postrada a una silla de ruedas. Lejos de rendirse, comenzó a practicar voleibol, baloncesto y tenis, deportes que la ayudaron en su rehabilitación. Tras jugar varias temporadas en la Liga de baloncesto de su país, fue seleccionada para el equipo nacional, proclamándose Campeona de Europa en 1997.
 
Durante sus años como jugadora de baloncesto en silla de ruedas, simultaneó la práctica del tenis, jugando su primer torneo internacional en 1996, dedicándose por completo a este deporte en 1998, año en el que obtuvo su primera gran victoria en el Open Usa.
 
Desde ese momento, su ascenso como tenista profesional no tuvo tregua, fraguando un palmares impresionante, convirtiéndose en la jugadora número 1 del ranking desde 1999. Tras 12 años como profesional, el palmares de la holandesa es incomparable. A nivel individual ha ganado 21 Grand Slam y 14 Masters, más otros 21 ‘grandes’ en la disciplina de dobles.
Además, colecciona las medallas de oro en individuales de los cuatro últimos Juegos Paralímpicos (Sydney 2000, Atenas 2004, Pekín 2008 y Londres 2012) y en dobles en tres de los últimos cuatro, pues en la capital china sólo pudo conseguir la plata. En total, 271 títulos (146+125), 1.013 victorias (610+403) y 56 derrotas (25+31).
Otro hecho destacado fue la publicación de su desnudo, en la revista deportiva ESPN, en octubre de 2010, siendo la primera atleta discapacitada que apareció en dicha revista.
Su carrera y su vida constituyen un triunfo total. Ahora, sin competir, quiere seguir vinculada al tenis. Tiene numerosos proyectos ante sí: su propia Fundación, dirigida a que niños discapacitados puedan practicar deporte; su grupo de atletas paralímpicos; sus clínics y conferencias en los que habla de su experiencia y, entre tanto ajetreo, quién sabe, quizá ser entrenadora. Merece seguir disfrutando de la vida.

Related Posts

Comments are closed.