No Comment(s)

Doble discriminación

La Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (United States Agency for International Development, USAID), ha publicado un resumen de estadísticas recogidas por diversas organizaciones a nivel mundial que muestran una visión de la importancia del género en el fenómeno de la discapacidad.
Existe una relación recíproca entre los factores de género y discapacidad, que sitúa a las mujeres con discapacidad en una posición de desigualdad respecto a los hombres y a las personas sin discapacidad. Esta doble discriminación añade barreras que dificultan el ejercicio de derechos y responsabilidades como personas, la plena participación social y la consecución de objetivos de vida considerados como esenciales.
Según la agencia estadounidense USAID, con más de 40 años de antigüedad y encargada de distribuir la mayor parte de la ayuda exterior de carácter económica y humanitaria, aproximadamente 300 millones de mujeres y niñas tienen una discapacidad intelectual, psíquica, sensorial, y/o física en el mundo. En concreto, las mujeres constituyen el 75% de las personas con discapacidad en aquellos países en vía de desarrollo. De ellas siete de cada diez viven en entornos rurales. Según la
Organización Internacional del Trabajo (OIT), a nivel mundial, una de cada diez personas –unos 650 millones– tiene una discapacidad.
Discriminación en el empleo entre las mujeres con discapacidad El acceso a una actividad productiva es elemento fundamental para acceder a una vida en igualdad de oportunidades. En este escenario laboral es donde las diferencias entre hombres y mujeres con discapacidad se hacen más visibles. Un número cada vez mayor de datos muestra los altos costos económicos que representa la exclusión del mundo del trabajo de las personas con discapacidad; algo que, según estimaciones recientes de la OIT, oscila entre un 3 y un 7 por ciento del producto Interior Bruto (PIB) de un país.
Según el Foro Internacional de la Discapacidad de Ginebra, tres de cada cuatro mujeres con discapacidad en el mundo están excluidas del mercado laboral, llegando a la totalidad en algunos países en vías de desarrollo, a pesar de que la mayoría de las mujeres con discapacidad contribuye significativamente en el entorno familiar y en muchos casos superan a los hombres en los niveles formativos. Además, según estadísticas de Estados Unidos, también existen diferencias salariales dependiendo del género. Los salarios de los hombres son mejores que los de las mujeres con discapacidad, ellos ganan un 55% más que ellas. En la Unión Europea, existen también diferencias significativas por motivo de género entre las personas con discapacidad que no tienen trabajo. El 44% de las mujeres con discapacidad está en paro, frente el 25% de los hombres con discapacidad que vive la misma situación.
Tasas bajas de alfabetización entre niñas con discapacidad Según datos del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la tasa de alfabetización de las personas con discapacidad es el 3%, mientras que en el caso de las mujeres y niñas con discapacidad este dato desciende hasta el 1%. UNICEF estima que en los países en vías de desarrollo, el 98% de los niños con discapacidad NO está escolarizado. Además vierte el dato que un 30% de los niños de la calle tiene alguna discapacidad.
Otro resultado publicado por Perkins International estima que hay seis millones de niños ciegos o con deficiencia visual en el mundo. Tan sólo el 10% de este colectivo está escolarizado, y las niñas con discapacidad tienen menos posibilidades de ir al colegio que los niños con discapacidad.
Las mujeres con discapacidad más vulnerables a la violencia de género La violencia ejercida contra las niñas y mujeres con discapacidad es un problema muy grave y las estadísticas muestran que su vulnerabilidad las expone a todo tipo de violencia. Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), entre el 39% y el 68% de este colectivo sufrirá abusos sexuales antes de cumplir los 18 años. Un estudio del Banco Mundial demuestra que las mujeres con discapacidad tienen mayor posibilidad de ser víctimas de la violencia o violaciones que las mujeres sin discapacidad. Además, tienen menos posibilidades de lograr la intervención policial y el amparo legal, y de acceder a los métodos anticonceptivos

Related Posts

Comments are closed.